El efecto Dark Souls

No hace mucho que en el mundo de los videojuegos existe un efecto conocido como el Efecto “Dark Souls”. Defínase este efecto como aquel que se genera en la gran mayoría de gamers cuando vemos un videojuego tan difícil que resulta todo un reto, requiera de una paciencia infinita, o que causa tanta frustración que deriva en un gran ataque de ira.

Lo único que hay detrás es más de una década de un continuo “Barrio Sésamo” de videojuegos que lo único que hacen es que pulses una tecla para acabar el juego. Por ejemplo, “Pulsa la tecla F5 para lanzar un misil al único punto débil que tiene un titán mutante inmortal para salvar el mundo”.

Resultado de imagen de dark souls

Y así continuó hasta que una persona decente dio un puñetazo sobre la mesa y enseñó cómo hacer bien las cosas con los videojuegos. Les hablo de la compañía de la saga de videojuegos más exitosa de los últimos años, From Software y la saga Dark Souls, saga de cuyo título se le da a este “Efecto”.

A ver, Dark Souls no es un juego que sea un paseo por el campo pero tampoco es un reto imposible, simplemente es un videojuego que exige y mucho del esfuerzo del jugador. No por superar el nivel sino por superarse a sí mismo y por mejorar su técnica de juego. Este videojuego exige al jugador sobre todo que piense, que busque y encuentre, que ante todo halle la mejor forma de superar una zona del juego o derrotar a un jefe de este.

Resultado de imagen de cuphead dark souls

Dark souls no ayuda siempre al jugador, al final el jugador tendrá que valerse por sí mismo para seguir adelante. No te muestra en todo momento el camino a seguir, te muestra todo un mundo y tú decides cómo ir en él.

Así que, siempre que escuchéis “el Dark souls de los plataformas (Cuphead)” o “el Dark Souls de antaño (Crash Bandicoot)”, yo os digo que no son Dark Souls ni lo uno ni lo otro. Son solo juegos exigentes, juegos que evocan un pasado en donde los videojuegos eran un reto para el jugador, hasta el punto de destrozar mandos.

Eso es el efecto “Dark Souls”, el efecto que solo lo pueden evocar los videojuegos de verdad, los que lo iniciaron todo, los que enseñaron que la vida está llena de retos y hay que superarlos todos para llegar al final.

Be the first to comment

Leave a Reply