Bienvenidos a “Barrio Sésamo”: Hoy… Crash Bandicoot

POR PABLO FERNÁNDEZ

Hace mucho tiempo ya que no escribo, aunque por muy buenas razones, os lo aseguro. Y durante ese tiempo me estuve cuestionando varias cosas, entre ellas si quizás me estuviese excediendo con este asunto del efecto “Barrio Sésamo”. Es cierto que hay títulos que se enmarcan dentro de este movimiento, pero también lo es que durante dicha época hay títulos que no merecen estar dentro de tal grupo, como es Crash Bandicoot.

Pero cuando ves que hacen un remake de los tres primeros juegos (de los mejores hasta el momento y puede que durante mucho tiempo más), y tras varios días que ves en Youtube videos de chavales de 30 años para arriba quejándose de lo difícil que este juego, te dices… “Dios nos asista…”.

Para ojos de todo un “Jugón” que empezó desde su más tierna infancia con la PlayStation original puedo decir lo siguiente.

Resultado de imagen de crash bandicoot

¡¡¡CRASH BANDICOOT NO ES DIFÍCIL NI POR ASOMO!!!

Para empezar Crash Bandicoot es un “Plataformas” de toda la vida. Es divertido, entretenido, algunas veces hilarante pero es un juego del que nunca te cansas de jugar.

El nivel de dificultad es cuanto menos aceptable. No te aburre pero tampoco te hace tirar del mando… salvo que quieras ponerte a buscar las gemas…

El juego consiste en superar los niveles como en el Primero, pero en el Segundo y Tercero deberás recoger los cristales que hay en cada nivel para superarlos en condiciones. Si superas todos los niveles y/o consigues todos los cristales conseguirás llegar al final del juego, pero para llegar al verdadero final deberás conseguir todas las gemas, famosas por ser un tanto complicadas de conseguir. Ya sea rompiendo todas las cajas del nivel o superando zonas muy peligrosas del juego, conseguir esas codiciadas gemas es el verdadero reto del juego.

Resultado de imagen de crash bandicoot

Ahora bien, decir que este juego es el “Dark Souls” de las plataformas es equivalente decir que es muy difícil atarte los cordones de los zapatos. Tal y como se ha dicho antes, no es un juego excesivamente fácil pero tampoco te hace sacar el Demonio de Tasmania que llevas dentro. En un juego de plataformas, la paciencia es imprescindible, y este no es una excepción.

No obstante, si hubiera algún juego en esta trilogía que fuese realmente difícil, ese es el primero. Pero recordemos que el remake ha hecho las cosas muy fáciles. Para todos los que jugamos el primero en la consola original, recordemos que…

  • No podías guardar cuando quisieras sino cuando el juego te lo permitiera.
  • A diferencia del segundo y el tercero, para poder conseguir las gemas, debes pasar los niveles rompiendo todas las cajas… ¡Y sin perder ni una vida!

Resultado de imagen de crash bandicoot

  • Los niveles de Bonus tampoco eran moco de pavo. Tenías que conseguir tres imágenes iguales, sí, ¡pero solo tenías una oportunidad para superar dicho Bonus y rompiendo todas las cajas si querías conseguir la gema!

Lo dicho Crash Bandicoot UNO de la Play Station UNO sería lo más parecido al “Dark Souls” de las plataformas. Pero nuevamente les aseguro, Crash Bandicoot en general no es difícil pero tampoco se enmarca dentro del grupo de los “Barrio Sésamo”.

Simple y llanamente, Crash Bandicoot es el Super Mario Bros de Sony: gusta, divierte, entretiene y siempre tienes ganas de más.

Be the first to comment

Leave a Reply